jueves, 31 de enero de 2008

Presentación

Este blog nace con la única pretensión que contar cómo vive el día a día del Real Madrid un socio de a pie, un chico normal, de hoy 26 años, que pone al Madrid en una posición alta en su escala de prioridades.

Soy socio del Real Madrid desde los tres años y, según me cuentan, fue a esa edad, y no antes, porque en aquella época, cuando se entraba a la grada de acceso de socios (hoy “grada alta”, “grada baja” y “tercer anfiteatro” ó “gallinero”), a los niños que pasaban en brazos de sus padres no les hacían validar su entrada por los tornos con lector de código de barras… Era igual de difícil que ahora conseguir ser Socio, pero había que buscar la forma, y mi abuelo, padres y amigos no iban a dejarme en casa mientras ellos disfrutaban en el Bernabeu. Así que se buscó la forma de hacer socio al niño… Años más tarde fui yo quien consiguió ese honor para mi hermano.

No puedo contar mi primer partido de fútbol porque debía ser muy pequeño para acordarme, pero tengo recuerdos imborrables como algún partido de La Quinta en la Ciudad Deportiva cuando aún jugaban en el Castilla y un grito que se repetía siempre desde el Fondo Sur: “Uli, Uli, Uli, Uli…”. Algún llanto cayó cuando me tocaba quedarme en casa los partidos de Copa de Europa, como el de la remontada contra el Borussia Monchengladbach (del que aún guardo la cinta en “Beta”), los abrazos en el “Casa Pepe” del Paseo de la Habana, mi Abuelo, Miguel… Imborrable la salida del mito Juanito recorriendo la línea de centro saltando brazos al Cielo, su casa hoy; los revolcones de Buyo contra Futre; el mejor gol de la historia del Buitre al Cádiz; mis discusiones con mi padre sobre si era mejor Hugo ó Santillana

…Y la sensación de que aquello que me contaban sobre seis Copas de Europa no lo podría experimentar en persona nunca, acrecentada por las eliminatorias del PSV y el Milán… Se hizo justicia el día en que, casi sin darme cuenta, mi escudo se presentó en Ámsterdam con pocas opciones ante la Juve de Zidane. Concentración en casa, lo viví en una nube. Corazón a mil. Gol de Pedja. Queda mucho. Hay que aguantar. Ojo a la falta que la tira el francés. Despeja Hierro. Está casi hecho. No me lo creo!! Miro a los ojos de mi padre y veo recompensada la espera. Esto es el Madrid. Siempre vuelve.

Como volvió el año pasado en el final de Liga. Estoy harto de escuchar que la Liga la perdió el Barsa. No! La ganó el Madrid porque ese Escudo pesa más que todos los estados de ánimo posibles. Como la está ganando este año, con la autoridad que da el saberse invencible, pase lo que pase, lleve quien lleve esa camiseta.

Siento si me he puesto demasiado trascendente, intentaré escribir con cabeza y corazón a partes iguales, no prometo nada.

Me acuesto soñando con los tres triples de Bullock en la prórroga al Panathinaikos… es que el Escudo no diferencia deportes. Petrovic, F. Martín, Biriukov, Sabonis, Luyk, Emiliano, Szczerbiak…

Buenas noches, sí!

0 comentarios: