lunes, 3 de marzo de 2008

La batalla de Huelva

Menos mal que ha vuelto Robinho. Verle ayer en el banquillo nos hizo respirar a todos, no sé si más a Schuster, compañeros o aficionados. Estaba claro que cambiaría el partido, dejé constancia con un sms a un amigo 3 minutos antes. Y la eliminatoria de Champions, y la Liga, están en sus botas. Antes de su entrada se jugó a algo parecido al fútbol. Eché de menos un poco de barro que, mezclado con la sangre y el sudor, tiñera de más dramatismo la batalla. En el fragor de esa lucha se produjeron varias bajas. En este caso no cayeron héroes sino pardillos. En nuestro bando, Sergio Ramos no supo sobreponerse de su error en el primer gol y su inmadurez le llenó la cabeza de portadas señalándole como el culpable. Debería fijarse en lo mejor de Heinze que es el control argentino del juego. Quizá una mezcla entre la técnica de Sergio y la mentalidad del Gringo crearía un defensa insuperable (se podría apodar Pepe). Apunto estuvo Raúl de caer en la jugada del primer gol. Otro no se hubiera partido la cara por meterlo, no se podía fallar otra vez. A Robben se lo cargó un ex barcelonista que llevaba unos minutos en la hierba. Por entonces el Barsa ya era humillado en el Calderón por un gran Kun Atleti. Como Messí es inaccesible, Agüero se lo pasaría genial en el Bernabeu con Robinho. El caso es que las rachas siguen yendo en puente aéreo y coinciden cuando la prensa de uno y otro lado se pasan de listas y se les calienta la lengua y la pluma.

La apisonadora en que se convirtió el equipo de basket demuestra el orgullo de este equipo después del tropiezo europeo. En el partido de la ida en Valladolid lo pasaron mal y sabían de la necesidad de concentración desde el principio. En los 70 puntos al descanso con 30 de ventaja, destacó Felipe Reyes, nombrado MVP de la jornada en la ACB. Qué gran actitud. Hablando de actitud, alguien debería mandar a un psicólogo a Higuain, o a una cesión para que recupere la confianza, está como ausente.

0 comentarios: