martes, 29 de abril de 2008

Cibeles, una semana más tarde

El domingo de chándal y sofá empezó con Alonso abandonando en Cataluña y El Pozo perdiendo la final en los penaltis. Menos mal que Nadal mejoró la tarde, minando aún más la moral de Federer, y el Madrid remató una noche que no acabó mejor por el golazo de Marcos Senna.
Paramos en Don Miguel, antiguo Casa Pepe, un rato antes del partido para ver el final del Betis-Villarreal, confiando en una jugada parecida a la de Sobis el año pasado que nos llevara al campo con el alirón en la garganta. No pudo ser y durante el partido hubo que ir buscando héroes por el camino que dieran algo de valor a esta Liga tan pobre. Saviola reclamó poder celebrar el título por derecho y Casillas, recuperando su estado angelical, confirmó que debería tener cuatro o cinco Zamoras más de no ser por los Samueles habituales los últimos años. El cambio de Schuster llegó en el momento preciso, tirando de la táctica que tenía preparada para el día de la Roma y que la lesión de Robben no le permitió utilizar. Golazo el segundo del holandés, compartido con Higuaín y Guti. El argentino reclamó su sitio en los finales felices del Bernabéu. Yo no le vendería. Me parece un jugador correcto pero con esa suerte que se contagia, como Iker, como Karembeu..
La Cibeles tendrá que esperar. Comentaba después del partido que casi prefiero perder en Pamplona y jugarnos la Liga a ganar al Barsa. Lo prefiero a que nos hagan el pasillo y creo que los jugadores también. Del viaje a Pamplona me conformo con que nos traigamos a Javi García en el avión y se empiece a formar así un buen equipo para el año que viene con Zidanes y Raúles, no Pavones sin opciones...

0 comentarios: