miércoles, 23 de julio de 2008

Adiós Robinho

En los próximos días Robinho dejará el Madrid para ir al Chelsea. Es cuestión de tiempo y, en mi opinión, ya no hay marcha atrás. Son muchos los factores que han influído en esta ruptura empezando por que el brasileño es un fichaje de la anterior Junta Directiva.
Se dice en todos los medios, y se ha creado finalmente esa sensación, que Robinho no ha llegado a explotar como jugador del Real Madrid. En mi opinión, el año pasado fue quien sostuvo al equipo con una racha de partidos brillantes. Sólo la inoportuna y extraña lesión en el músculo abdominal frenó su consagración y le echamos muchísimo de menos contra la Roma. Es extraño cómo jugadores, mucho peores técnicamente que el brasileño, calan rápidamente en el Bernabéu (Higuaín, Heinze...) y a otros les cuesta más, incluso después de hacer méritos. Creo que no es tanto por la exigencia deportiva de los socios, sino por la demanda de acciones heróicas a los jugadores (un gol salvador, una carrera para defender en el minuto 89, una brecha...) y eso Robinho ni lo tiene ni se le espera. Pero tiene otras cosas mejores.
Otro factor determinante en su salida es el económico. Vagner Ribeiro es ese tipo de agente que querrías que tuviese cualquier jugador, menos los que están en tu club. Dice una cosa en Madrid, otra en Brasil y la contraria en Londres, todo movido por la super-comisión que atisba en el horizonte y que le hace la boca agua. En este caso el Madrid no se puede quejar porque entiendo que la ficha que cobra actualmente Robinho no está en consonancia con la importancia del jugador y aún menos cuando la comparas con la de otros compañeros llegados después que él.
En el plano deportivo, suena que Eto'o puede ser el delantero que busca el Madrid. Pienso que, finalmente, acabará saliendo Robinho por 45 millones para paliar el desembolso por Ronaldo, y el verano que viene, o este mismo, nos gastaremos 30 en un delantero, igual el camerunés (a mi me encantaría, me parece el mejor delantero actualmente). Pero digo yo: ¿No será mejor quedarse con Robinho por una didferencia de 15 millones? En fin...eso no deja comisiones...
Sigo pensando que me traería antes a Kaká que a Cristiano Ronaldo y a Diego (me conformo con Van der Vaart) y a Huntelaar (querremos ficharle dentro de 3 años por el doble). Es una pena que se nos haya adelantado el Inter en fichar a Coutinho, me parece que va a ser el jugador determinante de dentro de 5 añitos.
Gracias por todo Robinho, nunca olvidaremos aquel debut en Cádiz. Suerte!

jueves, 10 de julio de 2008

¿Saldrá Robinho si llega Ronaldo?

La casi segura salida de Robinho si llega Cristiano me tiene un poco intranquilo los últimos días. Por un lado, creo que sería perder a un futuro Balón de Oro que este año explotó, aunque la "gente" se le olvide y que solo frenó la inoportuna y rara lesión abdominal. Lo que tampoco es ni medio normal es que, siendo un jugador muy importante para este equipo, tenga una ficha muchísimo más baja que la de Cannavaro o Saviola, por ejemplo. Pero por otro, es un jugador que parece que se mira mucho al ombligo, con aparente poco compromiso por el club y que a la mínima suplencia reclama ante los medios. yo me lo quedaría para jugar de segundo delantero con libertad rotando con Raúll y van Nistelrooy que tendrán que dosificarse cada vez más. Ellos tres y Robben y Ronaldo por cada banda sería el mejor ataque de europa. al fin y al cabo, si solo se ficha al portugues se gastaría incluso menos que los ultimos años (105 millones en 2006 y 118 en 2007) y no haría falta hacer caja, no?. No somos un club vendedor y antes que Robinho pienso que tendrían que salir aquellos que no cuentan para el entrenador y por los cuales se pueden sacar unos cuantos millones de Euros como Saviola, Baptista (menos) o Soldado. Lo que creo que va a pasar es que se marchará al Chelsea por menos de lo que Abramovich suele gastarse en peores jugadores porque se lo pedirá Scolari y será la sensación de la Premier como lo ha sido Torres. El Madrid, mientras tanto, cuando haya que encontrar sustituto para Raúl y van Nistelrroy, fichará por casi el mismo dinero, o más, a un joven jugador que deje a Mijatovic y Calderón unas buenas comisiones y nos moriremos de envidia cuando dentro de dos o tres años le den el Balón de Oro y sea el líder de la selección brasileña... rezaremos por que a Pedja se le encienda una bombilla engominada...

miércoles, 2 de julio de 2008

Yo soy español, español, español...

España se proclama campeona de Europa y a todos los españolitos, de repente se nos caen los complejos y por fin podemos sacar pecho por el mundo presumiendo de nacionalidad. Hoy somos todos más guapos, más simpáticos y más admirables que hace un mes.
Antes mirábamos con cierto complejo a italianos, argentinos o brasileños, simplemente por el hecho de que ellos tienen un nombre en el fútbol y por ello aceptábamos con resignación cuando nos quitaban una chica en la discoteca, un puesto de trabajo o un asiento en el autobús... Apuesto a que este verano por toda Europa se va a llevar más que nunca el rojo de España.
Confieso que no puedo comparar mi alegría con la de ninguna de las tres Champios del Madrid que he vivido. Me da pena, pero es la verdad. No obstante me uno a las palabras de Casillas en la Moncloa "me alegro de ser español", aunque no entiendo a aquellos que necesitan de algo extraodinario para desempolvar una bandera que es de todos y que no hay que avergonzarse nunca de llevar porque unos pocos se quieran apoderar de ella. Lo que más me gusta de este triunfo es poder compartirlo con aquellos que han tenido la desgracia de no ser del Madrid, especialmente mi primo Jato, del Barsa, el pobre...su llamada me pilló bajando por la Castellana.
Casi toda la Eurocopa la he pasado entre Tailandia y Maldivas, he visto los partidos de Grecia, Italia y Rusia, cada uno en una ciudad distinta y cada vez que cogías un tuk tuk, comprabas en un puesto o llegabas a un hotel, la gente te hablaba ilusionada del juego de España, "Champions", "David Villa", "Torres", "Casillas"... pronunciaban con dificultad. Al principio pensaba que era para ganarse una propina, pero en realidad, por lo que decían los telediarios y periódicos que pude conseguir en inglés, todo el mundo estaba entregado al juego de toque de la selección.
La tanda de penaltis contra Italia (espectacular parada de Iker a De Rossi) nos hizo trasnochar hasta las 4.45, teniendo excursión prevista a las 8 del día siguiente, pero mereció la pena aguantar a base de jamoncito, lomo y vino español llevado expresamente para hacer más pasable ver los partidos sin los amigos y la familia.
La final nos devolvió el sabor de ver el fútbol con el salón de Casa de la Abuela abarrotado y customizado con banderas para la ocasión. Estaba claro que el partido era para Torres y toda Europa se ha rendido a los pies del mejor equipo del continente. Imprescindible el artículo publicado hoy en "The Independent", en el que nos sitúa a la cabeza del mundo en deporte, arte, gastronomía y otras muchas facetas, las cuales fundamenta con datos y nombres propios.
A ver si Calderón se fija de nuevo en el 10 de España que es el sustituto ideal para Guti y, en mi opinión, un clarísimo futuro Balon de Oro.