lunes, 27 de octubre de 2008

De Pipita a Gonzalo

Lo único que me podía hacer levantar de la siesta dominguera, de pijama y orinal, que me estaba echando ayer era un partido del Madrid. Llegué al Bernabeu aún con la marca de las sábanas en la cara y alguna legaña. Por muy mal que esté el Bilbao, es un partido con sabor clásico y ayer no defraudó.
Al escuchar la alineación quedó claro que Schuster castigó a Ramos por sus declaraciones que no fueron más que la demostración de que no está a gusto, sabe que no está rindiendo y eso le pone nervioso. El alemán, echó su meadita de jefe y dejó claro que no va a permitir salidas de tono. La próxima, antes de hablar, te piensas dos veces lo que dices. La excusa perfecta para regalar un partido en el Bernabeu a Salgado
Los primeros diez minutos estuvieron repartidos, pero había una sensación en el ambiente que no nos dejaba disfrutar. Sneijder avisó a Iraizoz con un disparo lejano que fue una pena que no entrara porque llevaba mucha intención. Pero el Athletic llegaba con cierta facilidad a la frontal y, solo porque acababan las jugadas con cierta timidez, no dio un susto mayor.
Cuando en el campo ya se empezaba a escuchar el murmullo que precede a los primeros silbidos llegó el gol de Sneijder. Un zurdazo con fuerza y colocado, marca de la casa. El ambiente se relajó y se durmió del todo cuando Higuaín aprovechó un taconazo de Van der Vaart y quedó solo en el área, gracias a que Raúl se llevó a la defensa. El argentino ya no falla las que antes tiraba al muñeco y la empujó fuerte a la red. Con ello se olvidaba un poco el fuera de juego que le privó del primero. Yo lo vi claro desde mi sitio a muchos metros de la jugada, con lo que no entiendo cómo el linier pudo ver lo contrario...
En ese momento llegó la caraja del Madrid, como si ya estuviera todo hecho, dimos un paso atrás y le regalamos el balón al contrario. Este Athletic tiene más fútbol que el de otros años, pero el que sigue marcándole al Madrid es Etxeberría, se crece en el Bernabeu y dejó su marquita. El penalti es de esas jugadas a las que acostumbra Heinze que van al límite de la legalidad. Seguro que si él hiciera el reglamento, todas esas pequeñas marrullerías de veterano argentino en el área no serían ni siquiera falta, igual hasta amarilla para el delantero que se queje o se tire; el tema es que se corre la voz y los árbitros ya le esperan, y no hay nada peor para estos defensas que un árbitro esté esperando un soplido en el área para mostrar su "autoridad".
Visto lo visto, me alegro de que el partido se pusiera así. hay partidos en los que, con dos a cero pronto, o sale algún enemigo a quien mojar la oreja o es mejor irse a dormir. Lo malo es que los jugadores vieron más enemigos de la cuenta. Con el árbitro sobraba, y él solo se encargó de poner nerviosos a unos y a otros. Marcelo estuvo a punto de irse a la calle por una feísima entrada.
La segunda parte tuvo mucho ritmo y cualquiera de los dos equipos pudo haberse llevado el partido. La verdad es que el Madrid mereció haber marcado antes, ya no por los tiros al palo( 2), sino porque se jugó la mayoría del tiempo en campo del Athletic. Un gran pase de Gago, tras recuperación, dejó solo a Higuaín para que eligiera entre fallar como antes o pedir el balón decisivo como en el Derbi. Que el balón acabara dentro es la confirmación de que ya ha derribado la puerta y va a ser un jugador importante en este equipo.
El último susto llegó en forma de misil al palo de Casillas. Tragamos saliba y a acostar, que estas horas para los partidos son malísimas. Yo que tardo cinco minutos en llegar a casa llego reventao así que siempre admiraré a los peñistas que vienen de tan lejos. En Concha Espina se ven autobuses de toda España. Cuando el partido merece la pena y gana el Madrid, mal de enmedio, pero cuando no es así...
Me gusta mucho el paso adelante de los jóvenes para hacerse un hueco en el equipo. Gago, Higuaín, Sneijder van a ser la base del Madrid a corto-medio plazo.
No me gustan ni las declaraciones de Ramos ni la reacción de Schuster. No me gustan las declaraciones de Barrilete Pedja de los árbitros, no nos favorecen, de eso que hable la prensa. No me gustan los braceos de Robben cada vez que no le dan un pase y sus excusas cuando es él el que chupa, la mayoría. No me gusta nada la pinta que tiene el equipo de basket este año...

0 comentarios: